20090428

Una Nube Silenciada...


"(...)Un poeta sin palabras,
cuyas páginas se han agotado..."

JKRincón.


" (...) Y serán de nubes nuestras murallas...
Mírame a los ojos:

Yo te sentencio a volar conmigo por el silencio,

a escapar del yugo de la memoria..."

Alberto Plaza, Sentencia.



"Es verdad que la razón no acompaña lo que siento...

Y es verdad que el corazón deja turbio al pensamiento:

Se desgarra y cae a golpes al pantano del silencio...

Y me enredo con tu ausencia... Y me quedo en tu palabra..."

Alberto Plaza, De Tu Ausencia.






Olvidé cómo contar mis cuentos, y no es que ya no ame, o que no sepa cómo amar... Sigo amando, sin amor moriría instantáneamente, pero esta noche simplemente paré de amar a un ser humano, ahora tengo uno más para mi lista de promesas a olvidar, ahora amaré al viento, al mar, a mi propia piel...


Sí, así es, siempre pasa que un día te enamoras de un hombre que te jura el cielo y cada estrella que ves, pero que a vuelta de hoja, no te llena sino de lluvia los ojos... Hoy me estoy rindiendo porque jamás aprenderé a sobrellevar las dosis de dolor y amargura que implicó para mi alma amarlo... Mejor me enamoro de las flores... Mejor me pierdo en mi silencio, mi cálido silencio de oscura madrugada...


En mi mundo de dioses y perfección eterna, tal vez el amor sería puro placer y deleite... Ahora veo que la realidad es otra, pero por mucho tiempo llegué a pensar que de la mano de un mortal sí podría entrar en ese mundo intangible... Sin embargo, finalmente terminé descubriendo que la tierra y la carne siempre llaman y envuelven... Que los mortales no saben amar más allá de las leyes que imponen la maldita rutina y la realidad... Por eso siento que mi alma fue violada por un ser que no me amó, simplemente, porque a causa de su naturaleza... Jamás podrá saber qué es el amor...

Y me equivoqué también pensando, analizando, calculando... Pero con el amor no valen los números ni las ecuaciones... En lugar de sentir cada momento, cada instante, me dediqué confundirme y a perder lo poco de belleza que habitaba en mi inocencia... Entonces, el resultado cuando el amor se piensa y se analiza crudamente con la cabeza, es que deja de ser amor... Se convierte en lodo, mentira, olvido... Basura...


Hoy soy como una nube silenciada por su propia neblina,

una nube que se ahoga en sus tormentas,
que le teme a andar por ahí sola en las esquinas del cielo...

Soy como una huella en la arena que le ruega al mar y a sus olas
que la arranquen de la tierra,

soy una huella que se avergüenza de su forma...


Soy una estúpida que olvidó hacer estupideces,

una estúpida que piensa en las consecuencias de sus actos,

que reflexiona...


Soy música que no quiere ser escuchada,

música para piedras y el vacío...

Soy una pintura sin colores,

una pintura abstracta que da explicaciones...


Soy absurda en medio mi cordura,
soy absurda justo cuando alguien me pedía un consejo...

Soy tierna con los muertos,

soy tierna con los que se fueron...

Soy vino, vino azul... De ese que sabe amargo...


Más bien... Ya no soy yo...

No soy la que era, la que quise ser siempre...

Ya no soy la que era antes de él...

Ya no soy la ella que él amó,

la ella que él amaría...


-¡Pero qué nube tan ridícula!- muchos dirán... Y tal vez tengan razón, o no... Sé que pude viajar, pude ser agua y río, pude también ser trueno, pude haber evaporado mi presencia y escapar... Pude hacerlo, debí hacerlo... Pero las nubes, nosotras y nuestra maldita levedad, nuestra insoportable levedad, somos incapaces de dejar la tierra que hemos fertilizado, una vez mojamos el suelo, le amamos, nos aferramos al polvo, a las rocas, a las plantas que lo componen... Una nube siempre se enamora de la tierra, se entrega, no la abandona sino hasta después de haberla cubierto por completo, hasta que la hace fecunda y le siembra peces y sirenas...

-¡Pero qué mujer tan ciega!... ¿Acaso no sabía que el amor no tenía sentido?-... Pues no, no lo sabía, buscaba ese sentido, perseguía la razón, la verdad, anhelaba encontrarle una dirección a tanto sentimiento... Pero nunca hubo verdades detrás de las miradas, la única verdad es que no había motivos... Qué más bien, en lugar de casualidades, hubo errores en el universo paralelo en el que ella vivía...



Inexplicables...

Imperdonables...


Insoportables...


Irracionales...


Ilógicas...


Insanas...


Intactas...


Ilusiones...


Imágenes...


Intangibles...


Inconclusas...


Irracionales...


Intocables...


Invariables...


Inundadas...


Inolvidables...





20090424

Una Revolución Del Recuerdo



-El amor no se hizo grande
sólo porque sí...-



Te escribo esta carta porque de los besos robados no se habla a viva voz, ellos solo mantienen su belleza en tanto permanezcan escondidos en el alma, ellos solo habitan en los rincones del recuerdo, pero jamás en los instantes fugaces del presente... La luz del sol siempre los marchita, los pudre por dentro y los hace desaparecer...

Por eso escribo, voy y uno letras con mi pluma y esta tinta roja como sangre, desparramo sobre esta hoja blanca mis pensamientos y me creo la dueña de algo...
Hago el ayer más tangible con palabras...

No espero nada... Tan solo que leas... Que tu mente reviva mi voz y mi beso robado...
Ése por el cual olvidé pedir disculpas, ése que mis labios aún saborean...
Ése que no recordarás en voz alta para que no muera...

Entonces, me mirarás de nuevo algún día, como examinando todo lo que pienso,
me tomarás las manos y dirás:
"Todo está bien..."

Y yo no que entiendo nada...
Tú sabes que yo nunca entiendo nada, que no me importa nunca saber nada...
Tú sabes que yo tan sólo espero, a veces tú has esperado conmigo...
A veces tú me has esperado a mí, has esperado a que yo decida, me has esperado en mis silencios, inclusive me has acompañado cuando te digo que quiero estar sola,
pero por dentro solo quiero estar contigo...




20090412

Reafirmación De La Soledad







Te recuerdo, te envío mis mejores deseos, y lloro... Lloro de nuevo recordando, reconstruyendo la última imagen de tus labios que me dejó el pasado...

Entonces, concluyo de nuevo que te necesito,
que te extraño, que nada soy sin ti...
Te veo en mi mente,
te huelo,
me muerdo los labios,
recorro mi piel con mis propias manos, y te deseo...

Me desvanezco...
Me hago invisible...
Me recubro de niebla...
Me refugio en la nostalgia, en el sueño, en lo irreal,
me escondo tras lo ilusorio, en lo banal,
en todo aquello que no tiene nombre...

Aparto el olvido con mis ganas de verte, que por supuesto son más grandes y profundas que el vacío, e imagino contigo un final distinto... Un final más romántico, menos miserable, menos ridículo... Un "happy ending"... Nuestro propio cuento de hadas blancas...

... ¡Qué terrible es toda esta ausencia!...

Hace tanto ya que te tuve en mi piel, entre mis venas, dentro de mí, llenando mis espacios vacíos, recorriendo mis palabras, justo antes de que las pronunciase... Pero ahora, tan solo me consuela el saber de ti a través mi memoria, saber de ti, nada más saber...

Saber...
Mmmm...
Sabor, yo sé... Lo sé...
Sasón, tu sasón... Tu piel, tu sudor...
Son, sonero, poeta cubano... Cuba... Coba...
Somos, nada... Nada somos... Nada... Es... Ella... Fue...
Fuimos, pero ya no más, no más...
Sabremos, solo sabremos al final...

... He esperado tanto, lo confieso, por saber algo nuevo, saber, no lo de siempre, no lo mismo que ya sé: eso de que sigues vivo y que la soledad no te mata... No quiero saber que no me quieres ver, que no me quieres ya, que eres feliz sin mí, que eres feliz sin verme, sin tenerme, que como sea, eres y serás siempre más feliz, que yo en tu ausencia... Sé
que no me necesitaste nunca, que no me necesitas más... Desería saber algo nuevo... Eso, todo eso, ya lo sabía... Lo supe desde que te vi...

Tú... Tú deberías venir a verme de vez en vez, deberías visitarme algún día, yo no te diré nada, ni siquiera preguntaré por dónde has estado... Lo prometo... Lo juro por ti, por nosotros, por este deseo, por estas ganas, por esta ausencia de tu cariño, de tus caricias... Sabes bien que me conviene no preguntar nada, quedarme en silencio y aceptar resiganda tu presencia carente de excusas...

Así, así te quiero, simple... Tan simple como una lágrima que se pierde en un mejilla mojada por gotas de lluvia... Sí, simplemente tú, sin recovecos, sin apariencias... Así... Así te he esperdado desde que te fuiste...

Ojalá leyeras todo esto...
Ojalá me respondieras...
Ojalá con un silencio...

Ojalá, al menos con un beso en la mejilla, en la mano...
Ojalá me rozaras un poco la piel...

Ojalá respiraramos el mismo aire...


Debo decirlo ya... Tengo que confesarlo... Fuiste tan... Pero taaan perfecto, que la imperfección tuvo celos y te alejó de mí... Fuiste tan diáfano... Tan sincero... Tan transparente, que mi cuerpo, tratando de parecerse a ti, casi desaparece en la claridad de tu pasión...

Fuiste mi maestro en muchas artes, pero sobre todo, amé la música que me enseñaste, amé todos tus acordes, tus falsetes, tus notas graves y agudas, amé tus versos solitarios... Me enamoré también de tu guitarra, de tus dedos, de tus manos que la tocaban, de tu voz que la acompañaba... De ti...

Sí, de ti... Me enamoré de ti...
Y lo sabes... Sabías también que no resistiría,
que sería una más, como las otras...
Por eso me dejaste caer,
porque al igual que las demás, yo no te importaba,
solo importaste tú...
Siempre tú...
Y tu sonrisa...
Y tu placer...
Y tu piel...
Y tus deseos, la satisfacción de tu voluntad de domador...
De hombre perfecto, que todo lo sabe,
que todo lo controla, que a todas enloquece...


Y es verdad, hoy lo reconozco... Me dejaste mal, mal de la cabeza y del corazón, ya no sé si amo o si nada más deseo un cuerpo... Solo la carne me llama, ella me invita a hacer parte de esa familia de cazadores de sueños, de ilusionistas carroñeros que nada más buscan restos de corazones ingenuos...

Tú, sí, tú me enseñaste... Te lo debo, me encantaría pagarte rompiéndote el alma algún día, destrozando tus ilusiones alguna noche, ya verás como te lo devuelvo... ¡¡Pero qué va!!... Tú a mí no me deseas, no me buscas, te olvidaste de mi existencia mucho antes de haberme siquiera conocido... En fin, como siempre digo, ya no importa... "Nada importa...
Y si importa, tampoco importa"...

... Te perdono...


20090407

Une Dégradation de la Lumière et de la Couleur




NOCHE

De pie, observando fijamente la nada,
siente frío, está solo...
De repente, se detiene a detallar las presencias que inundan
esa soledad que lo persigue sin motivos...
A lo lejos, ve que se degrada una imagen,
se pierde su luz... Como se desvanece en el aire el humo perezoso
de un cigarro marchito...

Parece una mujer que camina... Que busca un sueño, o algo más... Busca amor...
Se confunden sus pasos con sombras...
Ella misma se hace sombra, porque quiere serlo
y se hace noche, porque le gusta perderse,
que la confundan con el vacío...

Él lo comprende de inmediato, lo nota,
sabe reconocer a ese tipo de mujeres que viven huyendo...
Ésas que no quieren ser rescatadas,
que nacen perdidas, hijas de nadie... Y que perdidas se quedan...

Entonces no insiste.

Igual, no tiene tiempo, ni ganas, ni tiempo... ¡Tiempo!

¡Sí!...
Eso le faltaba.

Necesitaba tiempo, además de pasión, para ganarle la batalla a
Soledad...
Porque a
Ella, en la guerra, nadie la derrota...
Soledad y Muerte siempre salen vencedoras.

-¿Quién se creería esa mujer para andar huyendo?-
pensó.
Dijo después:
-Al final la alcanzarán, como a
todos, como siempre...-






DÍA

-¿Qué de nuevo te ha traído alguna vez el sol?- preguntó ella,
-Nada- respondió él,
bajó la cabeza, escondiendo el rostro para no demostrar la ira.

Ella no trató de tocar el tema de nuevo, pues ya había logrado lo que deseaba,
cualquiera podía darse cuenta a simple vista...
Él se sentía impotente, enojado con su suerte... Estar con ella era un castigo a su ego.

-...- hubo un silencio.

Luego él habló:
-Sin lugar a dudas, desde que estoy contigo... Nada...
¡Nada nuevo me traen los días!-

Ella
, tranquilamente le da la espalda,
como con el gesto de a quien ninguna cosa importa y le dice:

-No hables como si fueras un condenado,
de morir, aún estás muy lejos... Créeme, yo sé de eso...
Por otra parte, eso que reclamas al viento, las brisas se lo llevan,
a mí, la verdad no me interesan tus quejas, antes de que estuvieras conmigo,
eras consciente de que así serían las cosas-
luego, se quedó callada.

-No tienes corazón, no tienes alma... ¡¡No eres humana...!!-
le replicó él, con rabia.

-Soy simplemente una mujer... No pidas más, el
ser o no humana,
lo dejo para que lo juzgue Dios...- y después de estas últimas palabras,
salió de la habitación saltando desde la ventana de la casa,
y al caer al suelo, sobre el pasto mojado,
le gritó a su esclavo:

-¡Prepara una buena cena!... Esta noche hay fiesta,
traeré pan caliente y una botella de vino para completar el banquete...
Ya ves, para que no te andes quejando de que siempre es lo mismo...
¡Después no digas que te traigo aburrido!-.
El esclavo, que acababa de ponerse su delantal y de tomar la escoba,
se asomó por la misma ventana que había salido su señora,
le hizo un gesto afirmativo con la cabeza, y de despedida con la mano,
mientras que la observaba desaparecer a lo lejos,
por el camino rodeado de árboles, que salía desde la casa
y se perdía por allá en las montañas...

-Sea como sea, con las brujas va a ser lo mismo eternamente,
así ésta se las venga a dar de buena ama,
uno no puede discutirles, porque siempre les queda debiendo...
¡Eso me pasa a mí por necio!... Ya me lo decía mi madre:
"no te metas
con una bruja, es mentira eso de que pagan cumpliendo deseos"-...