20101211

Get over it.

Dan ganas de salir (pero en cambio me siento y escribo esto).
Me digo que más tarde, después de almuerzo. (Y sigo sentada, nada más mirando por la ventana)
Pero dan ganas de salir ya mismo, ahora.
Mientras el sol siga así de bello.
(Debería llevar el dinero de las compras, así no tendría que salir dos veces)
Dan ganas de salir y respirar y hacer algo y ser alguien.
Dan ganas de no quedarse en cama.
(Aunque sea lo que casi siempre hago)
Dan ganas de no hacer lo mismo de siempre.
(Para no extrañarte tanto en la rutina... Tal vez en lo diferente te olvide)
Dan ganas de estar bien.
Y te prometí que lo intentaría.
(Y ya empecé a intentarlo, subí mis cortinas... Ése es un paso)
Te extraño.

20101206

Azar.

(...) pero para ser como sos vos, no hace falta conocerte.

20101202

Algo.


Algo faltó por decir, algo por debajo de las líneas, algo por encima de las palabras. Algo que necesito gritar, algo que necesito pedirte que digas, que sientas de nuevo, que creas.

Y trato con todas mis fuerzas de abrazarme a esto que no quiero dejar escapar. Pero se me va, se hizo tan grande y hermoso, que ya no me cabe en la vida. No en esta. No lo merezco aún.

Entonces me lleno los ojos de mar para ver si ahogo a la puta realidad, para quedarme ciega... Para no verte lejos, para no verte junto a mí, pero con el corazón lleno de abismos.

Y hay tanto. Tanto que me callo, que no entiendo. Y canto, canto para ti, para mí... Para hacer dormir al silencio con la soledad... Sí, que se duerman y no despierten sobre nosotros.

Me falta el aire. Me lastima la piel que tengo. La boca que tengo. El tiempo que perdí.

Y es que aún no terminamos de entender quién llora y quién consuela, quién habla y quién escucha... Quién lastima y a quién le duele.

Te llamo. Por tu nombre. Por tu apodo. Vida... Cielo... Amor. Y termino creyendo que eres todas y cada una de esas palabras. Y te llamo, herida, perdida, te llamo porque creo que eres todas y cada una de esas palabras.

Y ya que estoy ciega de mar, me pongo de rodillas a buscarte, para no perder contacto con el suelo. Me arrastro por ahí para no sentirme tan ida. Para que la tierra me abrace. Y te busco pero ya no te encuentro.

Hice de mi casa una ilusión en el aire. Hice de mí misma la mujer que jamás he querido ser. Hice del cielo una mentira.

Pero tengo todavía algo, algo mucho, algo grande por decir... Y es que ya ni me importa lo que yo diga si no lo escuchas vos... Así que no lo digo, pero me lastima no hacerlo.

Mierda. Es muy tarde y debo hacer tantas cosas más para mantenerme aquí... Que no termino ni empiezo nada.

Un beso, chau cariño.